¿Donald Trump implica caos?

Ya es oficial. Donald Trump es el Presidente número 45 de los Estados Unidos de América. Ya ha hecho su discurso presidencial. Y cada vez que Trump abre la bocaza sube el pan, los Trending Topics, y sube la tensión de muchos. Donald Trump puede tener un efecto mariposa que no sabemos predecir.

Los discursos sin embargo sí son predecibles… y los de su amadísima mujer también. De hecho, son copy-paste de otros.


Melania Trump plagiando parte del discurso de Michelle Obama en la Convención Demócrata de 2008.

Donald Trump plagiando a Bane, el villano de Batman, en su toma de posesión del 20 de enero de 2017.

Pero vamos a lo que nos preocupa. ¿Hay caos? Como se ve en el dibujo, y como hemos descubierto Dani Gove y yo mismo, Santi García, Donald Trump tiene una especie de espiral, un Atractor de Lorenz en su peinado.

Pero tener una espiral no implica directamente caos. Aunque el Atractor de Lorenz tiene dos puntos singulares, vamos a centrarnos en una espiral como figura que genera o no un sistema caótico. Una espiral tiene dos direcciones: hacia dentro, hacia el punto fijo de atracción (atractor), o hacia fuera, alejándose del punto atractor (repulsor).

Si la dirección es de repulsión SÍ implica caos, es decir, cada vez sería más difícil de estimar dónde estará el punto en la figura. Cada vez nos alejamos y dispersamos más en la espiral, por lo tanto, sí sería caótico.

Pero si vamos hacia el punto fijo NO es caótico. Al revés, sería un sistema muy estable, que los puntos van convergiendo en un punto fijo, hacia el atractor.

Por tanto, el caos dependerá simplemente de la dirección que elija Donald Trump. Si de repulsión o de atracción. De la dirección que tome Trump dependerá que tengamos un sistema caótico, un efecto mariposa, o simplemente un sistema estable. Esperamos que el Atractor haga su función…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *