David Broncano sufre la “solidaria” distribución que producen las máquinas. Los mandos de los coches no abren los coches para los que estaban programados en un principio, los pulsos electromagnéticos que emiten han sido modificados. Esto es claramente un caso para los científicos de cabecera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *