Un experimento de Física Cuántica con más de 100.000 personas puede demostrar que Einstein se equivocaba.

Albert Einstein la liaba parda, eso está claro. Era un gran escéptico de la mecánica cuántica. Sí, hablemos de cuántica. Vamos a introducirnos dentro del átomo, y para ello también nos vamos a dentro de la historia. Porque en las cosas pequeñas están los grandes momentos, que es una frase mía, te la regalo…

Hablemos de un gran genio de la física cuántica, Neils Bohr, y de un gran genio que odiaba la física cuántica, cuántico más la estudiaba cuántico más la odiaba: Albert Einstein.

Al principio, Einstein se centró en atacar el Principio de Incertidumbre, que expone la imposibilidad de medir simultáneamente la posición y el momento lineal de una partícula. Por ejemplo, uno de sus experimentos mentales era el siguiente:

  • supongamos que tengo una caja que contiene radiación electromagnética (fotones)
  • un reloj conectado a una pequeña compuerta en la pared de la caja
  • abrimos y cerramos la puerta en un intervalo de tiempo muy corto, de manera que de la caja salga únicamente un fotón
  • el reloj podría marcar el instante en el que el fotón sale de la caja.

Einstein propuso ese argumento en el Congreso de Solvay de 1930.

Pero Bohr descubrió que no podemos medir el alargamiento del muelle sin alterarlo de alguna manera, de modo que oscile, con lo que no podemos saber la masa con precisión absoluta. De hecho, combinando esta imprecisión con la del cierre de la puerta (que no puede ser instantáneo), se obtendría… la fórmula del Principio de Incertidumbre de Heisenberg. Una vez más, Einstein se veía derrotado.

Todo esto lo hablamos en Órbita Laika: La Nueva Generación en el 7º programa, con Berto Romero de invitado (un lujo total).

 

Ahora estamos ante un momento único, el Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO) de Barcelona ha propuesto el mayor experimento de Física Cuántica de la historia. Más de 100.000 voluntarios que responden por internet con una serie de números binarios aleatorios, series de 0 y 1, buscando la aleatoriedad. Han generado más de 95 millones de bits. Esta aleatoriedad no la pueden conseguir los ordenadores, la mente humana supera a las máquinas en eso.

protoon-38-2Dibujo de Dani Gove, guión de Santi García.

Con este documento de números aleatorios, se aplicarán a partículas para cuestionar el entrelazamiento a distancia, o lo que Einstein decía que era la “acción fantasmal a distancia”. Si las partículas, en condiciones de aleatoriedad, demuestran entrelazamiento, la mecánica cuántica dará un gran paso. De esto se encarga el test de Bell, de esto se encarga el Big Bell Test.

Este no es el primer experimento para falsificar la conjetura de Einstein. Lo que sí es novedoso es que se haya utilizado por primera vez la imprevisibilidad de las personas.  Por primera vez, más de 100.000 personas de todos los niveles educativos han tenido la posibilidad de participar en un experimento de Física Fundamental. Esto es sólo el comienzo de una nueva época donde también los experimentos científicos se vuelven algo “social”.

Giorgio Colangelo, investigador de Fotónica en ICFO.

Con el nombre de Big Bell Test estos científicos pretenden demostrar que las decisiones humanas corrientes pueden ayudar en física fundamental. El experimento se ha realizado los días 30 de noviembre y 1 de diciembre y en la web pueden encontrar toda la información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *