¿Se puede concebir siendo inmaculado? ¿Puede ser madre una mujer virgen? Hablemos de ciencia y de partenogénesis. La partenogénesis es el desarrollo de células sexuales femeninas que, sin necesidad de la intervención de la célula sexual masculina, dan lugar a un nuevo individuo. Y en mamíferos esto no es viable, salvo casos extremos…

De esto nos habla Ricardo Moure en el capítulo 10 del Libro “Si venimos del mono, ¿por qué somos tan cerdos?” de Big Van: Científicos Sobre Ruedas.

img_20161208_160317Parte del libro “Si venimos del mono, ¿por qué somos tan cerdos?”

En realidad, la concepción inmaculada aparece con cierta frecuencia en insectos, peces, crustáceos, anfibios, reptiles, y también en plantas. Pero también en algún mamífero, ¡en algún caso extremo!

Por ejemplo, en el año 2001 tuvo lugar el alumbramiento de una hembra de tiburón martillo, sin intervención de macho alguno. La historia no es tan bonita cuando te enteras que la cría murió a las pocas horas, mordida por un pez raya… Pero los científicos de la Nova Southeastern University de Florida y de la Queen University de Belfast pudieron realizar el análisis de ADN y verificar que no existían las trazas genéticas de un macho.

El artículo se publicó en la revista ‘Biology Letters’.

También se han comprobado casos en serpientes y lagartos en cautiverio. En el Zoo británico de Chester, en 2007, tuvo lugar el nacimiento partenogenético de cinco crías de una dragón de Komodo.

De todas formas, y si hubiera un nacimiento por partenogénesis en humanos, el nuevo individuo sería una niña, ya que no se podría heredar de la madre ningún Cromosoma Y. Por tanto, si Jesucristo hubiera sido partenogenético debería haber sido una niña, una Jesusa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *