Más que una pregunta matemática es una pregunta dialéctica-filosófica. Las matemáticas es cierto que responden a ciertas necesidades naturales: contar, estudiar la parte por el todo, modelizar, etc. por lo tanto, muchas veces se inventan para crear una estructura lógica sobre la práctica. Pero las matemáticas tienen algo purista, casi espiritual, que parece que son descubiertas, es decir, ya estaban ahí. Hay magia en las matemáticas, hay magia en los números, que se inventaron para contar, y no parecen haber sido inventados por una mente humana, sino divina. Que los números primos sean impredecibles, que cada número entero mayor de 2 sea suma de dos primos, etc. parece algo digno de dioses. Entonces, ¿se descubren?

Al igual que decimos “descubrimiento de América”, como el que destapa una manta y descubre lo que hay debajo, lo que ya había antes de nuestra consciencia decimos que es posible que estemos “descubriéndolo”. En ocasiones puntuales, como pensaba Platón, llegamos a ideas puras y hallazgos del alma. Momentos inmortales. Las matemáticas dan lugar a estas dicotomías.

Yo creo que son las dos cosas: se descubren y se inventan. Es decir, son y están. Son, porque existen, y están, porque de vez en cuando se ven. Esto no ocurriría en la lengua anglosajona: “TO BE”.

Así que, mi respuesta es que las matemáticas “ARE”. Se inventan y se descubren.

 

Esta pregunta es clásica y la hicieron el pasado 24 de septiembre en el Teatro Alcázar, en una actuación de Big Van.

Comments (2)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *